martes, 2 de agosto de 2011

¿Que se siente durante la fase de la excitación?


El 99.9% de mujeres sienten un gran placer al momento de la excitación o etapa previa. Por supuesto que esta etapa no puede rivalizar con las sentidas durante un orgasmo propiamente dicho. Ninguna mujer ha expresado sentirse disgustada en esta etapa de la excitación. Todo lo contrario manifiestan a menudo sentirse “cálidas”, “felicidad”, “hormigueante”, y “sienten estar vivas”.

Son sensaciones táctiles a flor de piel con un profundo deseo de tocar y ser tocadas. La experiencia femenina y su naturaleza las llevan a expresar emociones y sensaciones en todo el cuerpo y muy pocas veces tienen sus pensamientos en las aéreas genitales.

Durante esta etapa de excitación la mujer tiende a describir ésta como si fuera una experiencia completamente como cuando se tiene una relación sexual con su pareja, en la que expresan abundantes términos emocionales:
“Mi cuerpo se siente vivo, fuerte, radiante, en la cumbre” ; “ Es como una aceleración de todos mis sentidos”; “ Es una impresión de ternura y gozo” ; “Si se prolongara indefinidamente, una se volvería loca”; “ He descubierto cosas en mi que nunca antes hubiese imaginado hacer”; “ Siento un cálido y ansioso impulso de que me toquen mis senos y un deseo profundo de besar”; “Uff me siento húmeda por dentro y por fuera, cargada de electricidad, abierta y complaciente”.” Es una sensación maravillosa cuando el pasa sus manos sobre todo mi cuerpo, me excita y siento sensaciones intensas en todo mi cuerpo”.

Cientos de expresiones son la nota expresiva de las emociones que recorren el cuerpo de la mujer cuando está siendo excitada. Por supuesto que la excitación es una sensación y una emoción que traspasa valores, normas, y disciplinas impuestas en los hogares donde estas mujeres han sido criadas.

La excitación de por si es altamente gozosa, pero resultaría más agradable que la misma sensación del orgasmo?

Un largo periodo de excitación resulta muy grato para toda mujer, mas algunos hombres desconocen esto.

Quizás usted nunca ha tenido una agradable experiencia sexual que pueda igualar las vividas en tiempos de colegio, en el asiento posterior del carro, en una noche de luna en la playa, o quizás debajo de una escalera, cuando la excitación era más importante y un fin en sí.

“La excitación es la parte fundamental del sexo, durante un tiempo en que esta sea intensa, prefiero no tener orgasmo”; “A mí me gustaría que hacer el amor significara mas caricias sensuales y una menor actividad genital. Mis momentos más excitantes fueron las horas que solía pasar acariciando a mi mejor amigo y él a mi”; "A menudo pienso que prefiero una larga etapa de excitación que el relativamente breve orgasmo. Al cabo de dos o tres horas me siento tan exhausta como si lo hubiera tenido”; “Me gusta que esta etapa se prolongue hasta el máximo. Me hace sentir viva y sensible: más que ninguna otra cosa, hace que se esfume la sensación de soledad y aislamiento”

Las mujeres están preparadas emocionalmente para ser amadas, acariciadas y estimuladas, expresiones de afecto que ellas les dan un significado muy amplio, sin necesidad de mantener una implicación genital directa. Esta sensación de ser tocada, querida, abrazada llena las expectativas emocionales de toda mujer, pero hay quienes después de esta etapa desean y gozan en el “intercourse”.

Desde otra perspectiva, a las mujeres realmente les encantan las emociones y las sensaciones de excitación y el estar físicamente junto a la persona de quien gustan. Muchas de ellas les gustaría ver esta mezcla imaginativa de actividades ampliada y revalorizada, no yendo necesariamente de una manera mecánica al orgasmo.

Algunas mujeres se quejan de que los hombres no se prestaban para largos periodos de excitación. Alargar las etapas de excitación prepara a las mujeres hasta que el deseo del orgasmo sea irresistible. Lamentablemente al hombre no lo han preparado emocionalmente para disfrutar de una etapa de excitación prolongada y por desgracia muchos hombres machistas son demasiado impacientes para permitirlo.

Para muchas mujeres una excitación prolongada y llena de placer sin llegar a la meta final el orgasmo puede resultar bastante frustrante y dolorosa psicológicamente. “Puede llegar a ser doloroso física y psicológicamente. Supongo que lamento la estimulación sin orgasmo porque la asocio con los años en que no podía llegar al clímax, odiándome a mi misma y a los hombres con quien estuve”.

Muchas mujeres pierden el interés en la actividad y el placer sexual debido a que sus parejas no se encuentran debidamente preparadas para mantener una excitación por un determinado periodo de tiempo, lo que las lleva también a reaccionar en forma de agresión y odio hacia los hombres.

La sexualidad sin descarga es una forma de ir alimentando emociones que pueden buscar una salida posterior. La continua represión de esa descarga libidinal o sexual en las mujeres, las convierten en personas frustradas, que buscarán una forma de liberar esa energía, ya sea a través de actividades sociales o en la búsqueda de otro hombre que las pueda satisfacer.


“Me siento muy frustrada y triste y a veces lloro”; “Me siento frustrada y desilusionada y en ocasiones físicamente enferma y dolida así como rechazada desde el punto de vista emocional. Sin embargo, normalmente, controlo mis emociones e intento razonar consigo misma”.

Es estruendosa la dinámica de las estadísticas en relación a la satisfacción en la fase de la excitación en las mujeres, aproximadamente el 40% de las mujeres se ven afectadas por alguna disfunción sexual, y muchas de estas mujeres nunca se han sentido excitadas sexualmente o nunca han tenido un orgasmo. Para muchas que antes era una experiencia placentera compartida con la pareja puede convertirse en un acto doloroso que lleva a la insatisfacción, la infelicidad y como resultado final, un serio impacto negativo sobre la calidad de la vida de la pareja.

La sexualidad es un compartir entre dos personas. La comunicación, el grado de confianza y la seguridad en la pareja para compartir estas necesidades y estos placeres son vitales para que la mujer no sienta que está siendo desvalorizada o utilizada. Su autoestima en estos casos tiende a reducirse haciéndola sentirse humillada, insegura, atemorizada, y especialmente con gran frustración, generando un sentimiento de poca valía con su compañero. Lo cual no es así.

Cordial saludo !!

1 comentario:

  1. El artículo es por demás estupendo. Claramente descriptivo sin omisiones absurdas que indudablemente dejan al lector debidamente entendido e impusado para aprender a mejorar sustantivamente sus relaciones intimas, sesa damita o caballero. Gracias por la accidental oportunidad.

    ResponderEliminar